Una película «deliciosa»

Una película «deliciosa»

La tensión social se mascaba en las vísperas de la revolución francesa. Cada vez eran menos sostenibles los privilegios de unos grupos sociales que los exhibían –exprimían- sin escrúpulos. En ese contexto, Delicioso nos acerca a esos momentos con una receta infalible: Una exquisita historia que recorremos de inmediato con Manceron, el chef que protagoniza la película, un poco de crítica social y cierto aire prerrevolucionario, unos preciosos paisajes del campo francés, un vestuario cuidadísimo y una fotografía espectacular, aderezado todo, como no podía ser de otra forma, de cierto chovinismo francés en que se atribuyen tanto la invención de la alta cocina como la de la patata frita, todo ello perdonable.

El alumnado de 4º de ESO y de 1º de Bachillerato de Ciencias Sociales tuvo la oportunidad de ver esta película del director francés Éric Besnard. Casi dos horas atrapados en una apetitosa historia que nos recrea el ambiente del dieciocho francés. Su culinario título, en honor a un pastelito de patata y trufa que nos lleva a una historia de intriga y venganza, puede pasar desapercibido en la cartelera. Una lástima, porque es probable que no haya alternativa más apetecible esta semana.

VISITAMOS EL PUERTO FENICIO DE CÁDIZ

VISITAMOS EL PUERTO FENICIO DE CÁDIZ

El alumnado de 1º de Bachillerato visita los restos arqueológicos del puerto fenicio de Cádiz en La Cueva del Pájaro Azul

El alumnado de 1º de Bachillerato que cursa la asignatura de Patrimonio Cultural y Artístico de Andalucía visitó el pasado miércoles, 14 de noviembre, los restos arqueológicos del puerto fenicio de Cádiz en La Cueva del Pájaro Azul. Se trata de un yacimiento abierto al público este verano, en el que se pueden apreciar algunas de las instalaciones del puerto fenicio del siglo III a.C., situado dentro del canal navegable Bahía-Caleta. Pudimos ver el arranque de una rampa-varadero, de las escaleras que lo conectaban a tierra, del cantil del muelle en que amarraban las barcas y un precioso dique de 23 metros de eslora excavado en la piedra ostionera. El hallazgo y su puesta en valor recupera para la ciudad una página de su historia que no cuenta con muchos testimonios patrimoniales. La visita al conjunto es altamente recomendable para todos.